Casa Hernanz

A mediados del siglo XIX el artesano Toribio Hernanz abrió muy cerca de la Plaza Mayor, una tienda de alpargatas y aperos para los campesinos de los arrabales.
Del Madrid rural y agrícola a los tiempos turbulentos de la guerra civil, el negocio fue sostenido por su sucesor José. Subsistir implicó tener que esconder el género a los militares de ambos bandos que se lo llevaban sin pagar.
En los años del desarrollo industrial, los obreros tomaron el relevo en un Madrid en construcción. La cordelería despuntó con clientes como el Banco de España o Correos que utilizaban sus cuerdas para apilar sus paquetes.
Fue el modisto Yves Sant Laurent quien rescata en los 70 el glamour de la alpargata y el calzado entra en el armario de los exquisitos. Jesús, sobrino nieto de José y propietario actual del negocio, despacha en el mostrador con sus hijos, como lo hicieron ya cuatro generaciones.

Escribe una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calle de Toledo 18
Madrid 28005 MD ES
Cómo llegar