Qué significa Ser Sostenible cuando compramos Ropa

Análisis de compra de ropa y productos textiles.

¿Qué hay que saber sobre la ropa? Conceptos básicos y generales

 

En esta Guía hemos preparado un resumen quedándonos con lo más básico de todo lo que existe actualmente, pues la cantidad de productos textiles disponibles es inmensa así como complejos sus procesos de obtención de materias primas, fabricación, reutilización y reciclaje.

Dicho esto, aquí encontrarás unas bases que nos ayudarán a entender mejor lo que significa la ropa en el mundo en el que vivimos desde un punto de vista económico, social y ambiental así como una interesante guía para nuestras futuras compras cuando necesitemos alguna prenda (si es que la necesitamos).

1. Entendiendo el proceso productivo textil.

Las unidades básicas de las que partimos las llamamos fibras. Con estas fibras o haciendo previamente hilos, dependiendo del proceso que vayamos a seguir, generamos una estructura superior a la que llamamos tela o tejido textil. Finalmente la tela pasa por la fase de confección para dar forma a un producto textil.

En cualquiera de estos pasos se pueden aplicar tratamientos para dar distintas propiedades al producto final, distintos acabados. Por ejemplo, se pueden colorear las fibras, los hilos o la tela. O se puede recubrir la tela con un material hidrófobo o ignífugo.

2. Clasificación de las fibras textiles.

Las fibras más convencionales que solemos encontrar en la ropa o en el ámbito del hogar, podemos clasificarlas según su origen en naturales y en químicas.

Fibras naturales (origen y estructura natural)

    • Animales: lana, seda, alpaca, angora, cachemira, etc.
    • Vegetales algodón, lino, cáñamo, bambú (¡Ojo! Existe viscosa de bambú), esparto, etc.

Fibras químicas (origen natural o sintético y estructura artificial)

    • Fibras de polímero natural: base de celulosa, viscosa/rayón, lyocell/Tencel, etc.
    • Fibras de polímero sintético: base petroquímica, poliamida/nylon, poliéster, elastano, etc.

Otras materias primas.

Aunque destacamos las fibras textiles, no debemos olvidarnos de…

    • Cuero: origen animal, en el caso de imitaciones en polipiel hablamos de fibras químicas sintéticas.
    • Botones: usualmente en base a materiales químicos sintéticos, aunque también metálicos u otros.
    • Cremalleras: usualmente metálicas, aunque también de materiales químicos sintéticos.

3. Algunos datos del impacto de la industria textil en la Economía

Es complicado encontrar datos fiables a nivel mundial e incluso nacional relacionados con el verdadero impacto en las economías del sector textil, entendido como la industria textil y la distribución y venta de productos textiles.

En cualquier caso, algunos de estos datos son:

  • Las exportaciones de ropa y textil en 2017 alcanzaron aproximadamente un 6% entre los bienes manufacturados. Los bienes manufacturados suponen alrededor de un 70% del total de las exportaciones. Esto sitúa a la ropa y al textil como el cuarto grupo en importancia entre los bienes manufacturados exportados, tras los químicos, los bienes de oficina y telecomunicaciones y los productos de automoción. Fuente: Organización Mundial del Comercio.
  • En 2017, la UE-28 (países de la Unión Europea) fue el segundo exportador mundial de ropa y textil tras China, y el primer importador mundial. Fuente: Organización Mundial del Comercio.
  • En España existen más de 60.000 puntos de venta y más de 550 centros comerciales. El 43% de las ventas en el año 2017 se hicieron en estos centros comerciales. El comercio textil facturó en 2017 en España 18.097 millones de euros. Fuente: ACOTEX (Asociación Nacional del Comercio Textil, Complementos y Piel).

Problemáticas ambientales de productos textiles

 

1. Fast Fashion vs Slow Fashion.

¿Te has dado cuenta de que cada vez se solapan más las temporadas de moda?

Quizá nos hemos acostumbrado, pero ¿acaso no es chocante ver en las tiendas abrigos y bufandas en pleno agosto?

Según un estudio basado en datos del Banco Mundial y realizado por la Fundación Ellen McArthur (fundación que promueve la transición a una economía circular) la industria de la moda ha sufrido una gran transformación en la forma en que se consume, pasando a ser un modelo de fast fashion o moda desechable. En tan solo 15 años la producción de ropa se ha multiplicado por dos, pasando de los 50.000 millones de prendas fabricadas en el año 2000 a las casi 100.000 millones de unidades en 2015. El informe también indica otra tendencia: el tiempo de uso que se da a las prendas antes de deshacerse de ellas se ha reducido en un 36%, con un uso menor de 160 veces.

Así que aquí tenemos el primer gran problema. Se consume más cantidad en menor tiempo, eso se traduce en un aumento de la producción, y por tanto en un aumento de todos los impactos relacionados con ella y con el consumo de productos textiles.

2. Impactos ambientales.

Son muchísimos y variados, por lo que vamos a indicar algunos datos para ponernos en contexto.

Según el estudio “Moda Sostenible. Análisis de su naturaleza y perspectiva futura” (María del Arrabal Fernández, Universidad de León, 2017) la industria textil es la segunda más contaminante del planeta por detrás de la petrolera. Representa el 20% de los vertidos tóxicos al agua y sólo la producción de algodón es la responsable del consumo del 11% de los pesticidas y el 24% de los insecticidas utilizados en el mundo.

Por otro lado, según el estudio «Water footprints of nations» (UNESCO, 2004) una camiseta de algodón de 500 gramos requiere unos recursos hídricos de unos 4100 litros de agua (contenido de agua virtual).

3. Análisis ambiental según materia prima.

Dependiendo de la materia prima que usemos para la producción, nos encontraremos con unos problemas u otros. Pero siempre encontraremos problemas, es por esto que hay que hacer hincapié en que las opciones más sostenibles son, en este orden, la prevención, la reutilización y la reducción.

En la siguiente tabla podemos ver de forma muy resumida los principales impactos ambientales.

4. Certificaciones y etiquetados ambientales.

La ventaja de estos sellos es que gracias a ellos podemos identificar a primera vista si el producto que compramos es sostenible o no. A veces es difícil confiar del todo en ellos porque cobra de la empresa que se va a certificar y a la vez, la propia entidad certificadora se juega su reputación.

También nos encontramos pequeñas empresas que cumplen los requisitos de sostenibilidad por sus valores y principios, pero asumir los costes para que le certifiquen/etiqueten puede ser una dura carga.

En cualquier caso, estas certificaciones y sellos son unos de los pocos indicadores a seguir por el consumidor, para adquirir un producto lo más sostenible posible.

A continuación, algunos de los que podemos tener en cuenta:

De empresa

    • ISO 14001.
    • EMAS.
    • GOTS

De producto

    • Etiqueta Ecológica de la UE (EEE o Ecolabel)
    • Oeko-tex Standard 100 y Made in Green
    • Cradle to Cradle
    • Blue Angel (Ángel Azul Alemán)
    • Nordic Swan Ecolabel (países nórdicos)
    • FSC

Además de estos, hay bastantes certificaciones y etiquetados más que iremos añadiendo para futuras revisiones y actualizaciones de este artículo. Los anteriormente señalados son sobre respeto al medio ambiente, pero habría que sumarles los de responsabilidad social, comercio justo, respeto a los derechos laborales, etc. Es complicado indicar si unos son mejores que otros, por lo que podemos mirar cada caso particular y, según nuestros criterios, decidir cuál nos convence más.

Puedes encontrar más certificaciones en este enlace.


Guía para un Consumo Sostenible de Productos Textiles

 

Basándonos en los principios básicos de sostenibilidad: Prevención/Reducción, Reutilización, Upcycling, Reciclaje/Recuperación, hemos estructurado una guía y aplicado cada uno de estos principios en las diferentes fases desde que surge la idea de comprar.

1. Evitar la compra.

  • Prevención:
    • ¿Necesito realmente hacer esta compra? ¿Cuánto voy a usarlo?
    • Antes de salir a comprar, revisemos el armario y hagamos una lista de lo que necesitamos. Evitemos las compras rápidas e impulsivas. Te recomiendo el artículo «Cómo tener un armario eficiente en un fin de semana».
  • Reutilización:
    • Eso que quiero comprar ¿Tengo ya alguna solución en el armario? ¿Puedo pedirlo prestado? ¿Comprarlo de segunda mano? ¿Hacer un intercambio?
    • Upcycling. ¿Puedo aprovechar algo que tenga ya por casa y transformarlo de forma creativa? . Podemos encontrar muchas ideas DIY en internet. Puedes ver algunas en este enlace y este enlace.

2.  No es evitable. Necesito comprarlo.

  • Reducción: ¿Me vale con una unidad en lugar de dos? ¿Pequeño mejor que grande?
  • Reutilización/Multipropósito: ¿Puedo darle varios usos?
  • Buenas características: ¿Me parece resistente y durable?
  • Materiales:
    • En este orden: Fibra natural orgánica/reciclada > fibra sintética reciclada > fibra natural > fibra sintética.
    • Lo ideal es que el 100% sea de la misma fibra para facilitar su reciclaje.
    • Lo ideal es que el coloreado sea natural o sin color. Superficie lisa. Sin estampados.
    • Dar prioridad a los naturales orgánicos de origen vegetal frente a los de origen animal.
  • Buenas prácticas ambientales de la empresa. (ver «Certificados y etiquetados»)
    • De empresa. Certificaciones, campañas, Km 0, etc.
    • De producto. Etiquetados, certificaciones, origen de materiales y ciclo de vida.
  • Buenas prácticas sociales.
    • Certificaciones, campañas, Km 0, etc.

3. Alarguemos su vida útil.

  • Tratemos de aprender prácticas para una buena conservación y cuidado y así alargar la vida útil de nuestras compras.
  • Reducción de lavados y sobretodo de secados y planchados. ¿Realmente está sucia o tiene manchas la ropa como para echarla a la lavadora? ¿Nos valdría con ventilarla simplemente?. Según WWF, podemos minimizar así un tercio de la huella de carbono de una camiseta de algodón ¡Ojo!.

4. ¿Qué hacer cuando una prenda pasa a ser un Residuo?

  • Reutilización. Una camiseta que ya no salgo con ella utilizarla para estar por casa.
  • Upcycling/Suprareciclaje/Reutilización creativa. Ya comentamos el darles una vuelta con ideas DIY. Ejemplo: convertir un pantalón vaquero en una falda.
  • Donación/Intercambios. Familia, personas que puedan necesitarlo, ONGs, grupos de intercambio, etc.
  • Reciclaje. NO tirar en la basura doméstica. Entregar en un Punto Limpio o en tiendas que recojan. Podemos contactar con el Ayuntamiento ya que puede variar la gestión de residuos textiles en las diferentes localidades.

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

TIENDAS Y ASOCIACIONES

 

¿Qué es lo que más te ha gustado del artículo? ¿Has aprendido algo nuevo? Cuéntanoslo en un comentario.

 

Buscar

Suscríbete al blog por correo electrónico