Movilidad. Alternativas sostenibles

Este espacio lo había comenzado referenciando unas cuantas empresas que ofrecen opciones de desplazamiento eléctrico, dejándome llevar por el objetivo de crear un amplio directorio de compañías que quieren hacer mejor las cosas.

Entonces, me entraron dudas respecto a los coches eléctricos recordando una conversación con un antiguo compañero de trabajo, Fernando Canales, un apasionado del sector del automóvil con experiencia en el mismo, quien en su momento se planteó la posibilidad de adquirir uno. Muy resumidamente me comentó que todavía se cuestiona la huella ecológica de su producción.

Por otro lado hablaba con un antiguo compañero de piso José Carlos Marqués, graduado en Ciencias Ambientales en la Universidad de Córdoba y con experiencia laboral en este ámbito. Quise saber su opinión sobre las nuevas opciones eléctricas para ser prudente antes de rellenar esta sección y quedarme en la superficie. En pocas líneas me responde: <<Es pronto para decirlo. Depende de si se consigue que la electricidad con la que se carguen provenga 100% de energías renovables. Y también de las baterías: como de contaminante sea su producción, mantenimiento y gestión del residuo, además de saber en la práctica cuál es su tiempo de vida útil. A día de hoy lo menos contaminante es el transporte público o el colectivo”.

Más sostenible que comprar/alquilar algo sostenible es aprovechar lo que ya tenemos. Regla Nº1 del Manifiesto Sostenible.  

Hay coches suficientes a día de hoy para desplazarnos todos. No lo he leído en ningún estudio, creo saberlo fruto de la observación cuando trabajaba en Madrid y me encontraba en un atasco. Echaba un vistazo alrededor y me encontraba la mayoría de los coches con un único conductor. Montones y montones de coches atascados y todos solos, cada uno en nuestra burbuja. Hay una cita que reza:

“¡Recuerda! Tú nunca estás en un atasco. Tú eres parte del atasco”

La solución ideal no es la más cómoda: Transporte Público y COMPARTIR 

Especialmente para mí que voy a mi bola y la puntualidad no está entre mis puntos fuertes, coordinarme cada día con otras personas para aprovechar mi viaje o el de otros me supone un reto enorme. Si he decidido hacer este camino, tendré que adaptarme. 

Renunciar a la comodidad de presentarme en el centro de Madrid en 20 minutos, sentada en la tranquilidad de mi coche me resulta mucho más atractivo que tardar una hora en transporte público, con transbordos y de pie muchas veces. Entonces me paro a pensar ¿Qué es lo que quiero realmente? ¿Quiero de verdad formar parte del cambio aun teniendo que renunciar a mis comodidades y tomarme el tiempo de otra manera?

En la conversación con José saqué estas interesantes notas para darles una vuelta y desarrollarlas más adelante:

  • Economía colaborativa.
  • Coger la bici cuando haya menos contaminación atmosférica, por tu salud.
  • Rotar los coches. Sólo pagar por gasolina.
  • Alquilar un coche para ir solo es lo mismo que ir solo en tu propio coche. Para el medio ambiente no hay diferencia aunque te ahorres pasta. 
  • El fondo social. Si vivimos gestionando el tiempo al límite y no tenemos el medio ambiente como una prioridad principal o suficientemente importante (…) no estaremos dispuestos a flexibilizar nuestra vida y tomárnosla a un ritmo más sostenible.
  • Para compartir transporte tengo que estar dispuesto a ceder tiempo.
 

Vaya lo estoy leyendo ahora y me resulta aún más potente que ayer. Mil gracias José. 

El coche de Aisha

Conocí a Aisha visitando a una amiga en Marruecos. Es su hermana. Un día íbamos en su coche y vio una mujer de mediana edad en la acera esperando. No se conocían. Bajó la ventanilla para preguntarle donde iba (intuí, porque hablaban en árabe). Subió al coche y la llevó a su destino. Nosotras íbamos de A a B y nos desviamos totalmente a D. Fue súper bonito. No debería sorprenderme: esto es comunidad. Sin BlaBlaCar. 

Escribiendo esto recuerdo viajes a otros lugares y encontrarme con familias que parecen tener poco pero que eso poco que tienen te lo dan. Esto hace que me replantee muchas cosas. Cuando tengo poco me recojo y me privo de la vida. Pareciera que en estas familias no existiera el concepto “me lo puedo permitir”. 

Ser sostenible es ser generoso.

Un sinónimo de generoso es abundante.

Está sección seguirá madurando. ¡Vuelve pronto!

 

respiro

Carsharing | Alquiler de coches

Respiro es una compañía de alquiler de coches, donde únicamente pagas el tiempo que lo uses y el kilometraje. Incluye el combustible (gasolina híbridos. GNC y GLP) sin coste adicional.

De las opciones que había recomendado, he dejado esta porque aseguran compensar el impacto de CO2 que generan desde la fabricación del coche hasta el consumo de la misma oficina mediante la reforestación. 

Su filosofía es disminuir el número de coches en circulación.

Ir a la página

Manifiesto Sostenible

REGLA Nº1

Más sostenible que comprar algo sostenible es aprovechar lo que ya tenemos.

REGLA Nº2

No compres en internet lo que podrías comprar en la tienda de tu barrio. No compres nuevo lo que podrías comprar de segunda mano; no compres de segunda mano lo que podrías alquilar; no alquiles lo que podrías pedir prestado; no pidas prestado aquello de lo que podrías prescindir.

REGLA Nº3

Evita identificarte con lo posees o cualquier forma de autodefinición externa. Nuestro valor se encuentra de piel para dentro.