Cómo tener un Armario Eficiente en un fin de semana

Guía para estar feliz con tu armario

armario-sostenible

Siempre he querido para mí un armario con poca ropa, la suficiente como para que entre en una maleta de viaje, que fuera súper bonita, de calidad, combinable y que cada mañana cuando abriera el armario, supiera qué ponerme, vestirme con ilusión, mirarme al espejo y decir: ¡Olé, olé y olé!

Si quieres lo mismo para ti, te propongo una Guía para conseguirlo. Aunque estemos en un blog sobre Sosteniblidad, quiero aclarar que Sostenible no es lo mismo que Austero. Se puede ser sencilla y elegante por ejemplo. Tener poco pero con mucha chispa. La tuya. Y que no te de pena, porque la regla del Pareto llega a tu closet también: sólo usas un 20% de la ropa que tienes. Así que descubre cuál es ese precioso, oculto, 20% de tu ropero.

NUEVA GUÍA: QUÉ SIGNIFICA SER SOSTENIBLE CUANDO COMPRAMOS ROPA

Siento un gozo máximo cuando abro el armario y veo toda mi ropa de un vistazo. Toda es toda. No hago cambios de temporada. Me hace muy feliz ver ese espacio limpio y ordenado. No sé si a ti te pasa, pero a mí me agobiaba ver tanta ropa (y la que no veía) y aún así concluir que no tenía nada que ponerme.

Todo esto es un bonito proyecto para acometer con paciencia. Un armario así de ideal es una ardua tarea, pero merece muchísimo la pena. Llevo años puliendo un sistema y ojalá te sirva de ayuda. ¡Empecemos!


Preparación

 

  1. Ten un cuaderno a mano y algo para escribir.
  2. Reserva un fin de semana entero y deja por escrito cuándo. En dos días lograremos nuestro objetivo.
  3. Escribe cómo vas a celebrar cuando finalices esta tarea: una tarde de SPA en tu casa o fuera, ir a merendar a tu cafetería favorita…

Pasos para tener un Armario Eficiente

 

→ Día 1: Definir tu estilo 

1º Hoja. Estilo de vida

Escribe las actividades más recurrentes de tu día a día, semana a semana, mes a mes. Ejemplo: Trabajo (empresa o casa). Gimnasio. Salir a cenar. Ir al cine. Ver a la familia. Estar en casa.

Tip: Quizá te ayude dibujar un horario semanal de lunes a domingo y después señalar por franjas horarias tales actividades.

En definitiva es tener una visión general de tu estilo de vida y las actividades más recurrentes.

2º Hoja. Mi estilo y mis conjuntos favoritos

Escoge una actividad y define 3 conjuntos para cada actividad.

Tip 1: Puedes hacerlo con los tableros de Pinterest o álbums de Instagram y clasificarlos por actividad. Para que no se vaya de las manos buscar en internet, programa una alarma para un máximo de 1 hora y media y concéntrate al máximo en la tarea: Crear los tableros/álbum por actividades y el conjunto que te gustaría llevar. También puedes crear carpetas en tu ordenador e ir guardando pantallazos de los conjuntos que te inspiran.

Tip 2: Encuentra de 1 a 3 palabras que definan tu estilo preferido: Sencilla. Elegante. Casual. Hippie. Surfer. Rocker. Lolita. Hipster. Boho. Clásico. Minimalista… Esto nos sirve de filtro a la hora de seleccionar nuestras prendas y looks durante la tarea y de cara a futuras adquisiciones.

Vuelve al papel, escribe las palabras de tu estilo y de qué se compone el conjunto de cada actividad: Parte de arriba/parte de abajo ó vestido, calzado, abrigo y accesorios. Notarás que muchos conjuntos que has guardado en tus favoritos se parecen entre sí. ¿Qué tienen en común? Al papel. Esto nos sirve como lista. Posiblemente tengamos ya algunas prendas y otras no. Usaremos esta lista más adelante.

3º Hoja. Vivan los colores

Elige 3 colores neutrales y 2 colores de acento. Recuerda que neutrales son el negro, gris, beige, blanco, azul marino. Aquellos que decimos que pegan con prácticamente todo. Y los de acento, ya sabes, todos los demás. Revisa tus tableros de inspiración para ver cuales con los que más se repiten. Aprovecha además para observar qué tejidos se repiten. Vaqueros, pantalones de tela, leggins…

→ Día 2: Limpieza de armario. El Gran Día 🙂 

 

Sólo comienza este paso si le vas a dedicar todo el día. Es muy importante que no se quede a medias. Si estás lista ¡A por ello!

Parte 1: Saca absolutamente todo del armario.

No debe quedar nada en él ni en ninguna parte de tu casa. Todo lo que tengas por casa ponlo en un único lugar. Repito <<TODO>>. Revisa la lavadora, el tendedero, el recibidor… A continuación, limpia el armario y todos aquellos espacios que antes estaban ocupados por prendas de ropa, zapatos, etc. Mmm tiene que quedar impoluto y oliendo genial.

Parte 2: Ahora clasifica por categorías

Camisetas, camisetas de manga larga, de manga corta, blusas, Jerséis, Pantalones, leggins, vaqueros, Complementos…

¡Buen trabajo! Tomemos un respiro 😀

Parte 3: Análisis de las prendas/complementos categoría por categoría y clasificar por pilas: guardar, revisar, recuerdos, tirar y donar

Lee en qué consiste cada una de las pilas. Escoge una de las categorías anteriores y analiza ítem por ítem a qué montón va.

Guardar:

Para que una prenda vuelva a entrar en el armario tiene que estar en estado óptimo, te queda bien, encaja en tus conjuntos favoritos, puedes crear 3 conjuntos, si te fueras de viaje te lo llevarías, lo usas.

Sé muy exigente con este punto. Quédate sólo con tus prendas favoritas. No tengas miedo por la sensación de que quizás te quedes sin nada. Va a merecer muchísimo la pena. Aquellas que surja la mínima duda, que no sea un rotundo sí, van al siguiente montón: Revisar. Repito que sólo se guardan las que son un ROTUNDO SÍ. Amas esa prenda o complemento.

Revisar:

En este montón irán las prendas en buen estado | Te quedan bien pero no te pones | Los “por si” | Necesitan algún arreglo (botón, bajo…) | Todas aquellas que has dudado de Guardar |

Recuerdos:

Aquellas prendas que tienen un valor sentimental.

Donar/Intercambiar:

Está en buen estado pero no te lo pones porque no es tu talla, no es tu estilo. Te traen un mal recuerdo o es un recuerdo que honestamente ya no tiene sentido mantenerlo. Las puede aprovechar alguien.

Tirar:

Te preguntas qué haces con ello en el armario todavía. Tiene pelotillas, está dado de sí, axilas con color sospechoso, desteñidos… Estas prendas no son ni para donar/intercambiar.

¡Sigue así! Lo estás haciendo genial.

Parte 4: Rematar los montones y despejar la zona de actuación

  • Apila en alguna caja o en algún espacio que puedas ver el montón Revisar.
  • Por otro lado, prepara el montón de Donar/Intercambiar. Pregunta a tus contactos si conocen algún lugar/asociación que puedan necesitarla.
  • Guarda un máximo de 5 prendas de Recuerdo ó que consérvalas en alguna pequeña y bonita bolsa/caja.
  • Por último la pila de Tirar. Encuentra ideas para su reutilización doméstica ó deposítalo en el punto limpio.
  • Es curioso, pero desconocía que la ropa no se tira a la basura. Muy pronto indicaré campañas que aprovechan este tipo de residuo.

Echa un vistazo al buen trabajo que acabas de hacer. ¡Qué satisfacción ver lo despejado que está el armario!. Me encanta. Sólo están las prendas que realmente amas. Las que te encanta vestir. Limpito. Ordenadito… Nos acabamos de ganar otro pequeño descanso de unos minutos. Toma algo o respira aire fresco.

Parte 5: El Armario de nuestros Sueños.

Coge el cuaderno y en concreto la 2º Hoja: Mi estilo y mis conjuntos favoritos clasificados por actividades. Esta parte te va a encantar. Compara las prendas que has escrito con lo que hay en el armario. Tacha lo que tengas y lo que no, mira en el montón de Revisar por si hay algo que encaje con estas características que esté en buen estado o necesite un arreglo. Si no lo tienes, escríbelo en una lista de de deseos. Esto es como cuando haces lista de la compra para el menú de la semana.

A partir de ahora este nuevo enfoque nos ayudará muchísimo. Sólo haremos nuevas adquisiciones o intercambios con la lista de las cosas que necesitamos.

Nota: Si una prenda necesita un arreglo, agenda cuándo y dónde te lo van a arreglar. Hazlo en este momento.

Tip opcional: Si tienes ítems que están repetidos, que encajan en el armario de tus sueños, están en estado óptimo y usas de forma habitual (ejemplo: blusas blancas, básicos de calidad…), quédate con uno o dos y el resto los guardas en otra caja/bolsa bonita que llamarás “la tienda de (tu nombre)” o como más te guste. El día que necesites sustituirlo, antes de salir adquirir uno nuevo, puedes echar mano de tu propio almacén. Es una buena forma de ser sostenible pues aprovecharemos lo que ya tenemos.

Por último, coge el resto del montón Revisar y apílalo con el de Donar/Intercambiar. Decide dónde lo llevarás y anótalo. Siente agradecimiento y entrégalo con amor y una sonrisa :).

¡Bravo! ¡Olé, olé y olé! ¡Gran trabajo! Ya está. Nos hemos ganado ese premio y vamos a celebrarlo. ¡Wohoo!


Bonus

 

Las perchas. Quédate con aquellas que estén en buen estado y sean homogéneas entre sí. Dará mucha armonía al armario.

Perfumar el closet. No es necesario comprar nada especial para ello. Puedes emplear tu propio perfume o un truco de mi tía Carmen: rellena un difusor con agua y un poco de suavizante. Ella lo usa además para la tapicería de los sofás. Es una gran idea. En definitiva, usa lo que tengas por casa.


Tener la mentalidad adecuada

 

  • Convéncete de que no necesitas tanta ropa. Como has visto, se puede ser muy versátil con poco y aun en esa versatilidad, al final te acabas poniendo siempre lo mismo. Pasa incluso en un viaje corto.
  • Tú no eres tu ropa.
  • Principio de Pareto: Sólo te pones un 20% de todo lo que tienes.
  • Antes de adquirir un nuevo ítem, prepara antes una lista de lo que necesitas (si realmente no necesitas).
  • Aceptar el miedo que nos produce el desprendernos de nuestras pertenencias. Pasa incluso cuando encuentras algo que no sabías ni que tenías, ni si quiera lo has echado de menos todo este tiempo pero te cuesta desprenderte de él. Es un miedo a que quizá no encontremos una pieza igual o que nos haga sentir lo mismo. Dar este paso nos libera y nos da confianza pues la realidad es que siempre encontramos cosas que nos gustan.
  • ¿Ir a la moda? A veces se pone un estampado o un color acento de moda. Los expertos en esta materia recomiendan utilizarlos en pequeños accesorios como una bufanda, fular, pendientes… La gracia o el punto lo puedes dar con esos pequeños detalles. Así si quieres seguir yendo a la moda, sólo tienes que cambiar esos complementos.
  • Empezar a familiarizarse con las tiendas de segunda mano o el intercambio de las prendas que ya no se usan.
  • Sé amable contigo y disfruta del proceso.

Espero que te haya sido de gran ayuda y si es así, ayúdame a llegar a más personas y/o déjame un comentario 🙂 Me animará mucho a seguir escribiendo.

NO TE PIERDAS ESTA NUEVA GUÍA SOBRE QUÉ SIGNIFICA SER SOSTENIBLE CUANDO COMPRAMOS ROPA

Buscar

Suscríbete al blog por correo electrónico